Etiquetas

acompañamiento (3) actitud positiva (3) actores educativos (2) adolescencia (1) alegría (2) alma (2) amistad (1) amor (3) amor al prójimo (2) antimodelo (1) antivalores (6) árbol (1) autoridad (2) Belgrano (1) belleza (5) bien (5) bien común (3) buen educador (11) Calatayud (1) capacitación (3) caridad (1) Castellani (3) castigo (2) Chesterton (4) compromiso (4) comunicación (2) conducta ciudadana (7) conflictos (1) constancia (2) creatividad (2) crisis (3) crisis de valores (7) crisis docente (3) crisis educativa (18) crisis familiar (14) delincuencia (1) descartable (2) día del maestro (1) día del profesor (1) diagnóstico (2) diálogo (1) dignidad (1) Diógenes (1) disciplina (1) docencia (7) Eclesiastés (1) educación (13) educación artística (1) educación familiar (1) educación humanista (7) educación matemática (1) educación y tecnología (3) educador (7) educando (2) egoísmo (3) ejemplo (4) elegir (1) escepticismo (1) esclavitud (2) escuela (1) esfuerzo (6) español (1) estética (2) estudio (2) ética (1) evaluación (1) exámenes (1) familia (1) fe (1) felicidad (3) fidelidad (1) filosofía y educación (1) fracaso (2) fracaso escolar (3) futuro (3) género (1) Gilbert (1) Guardini (1) guerra (1) héroe (1) heroísmo (1) hijos (6) hombre moderno (4) honestidad (1) humanismo (4) humildad (1) ideal (3) idioma (4) individualismo (2) infancia (1) inmadurez (2) instituciones (1) internet basura (1) intimidad (1) introspección (1) jóvenes (3) justicia (1) juventud (1) lectura (1) leyes educativas (2) libertad (7) libertinaje (2) libre albedrío (1) libro (1) maduración (1) maestro (4) magisterio (2) Malvinas (1) Manuel Gálvez (1) materialismo (1) matrimonio homosexual (2) Menapace (1) misericordia (1) modelo (2) narcisismo (1) necio (1) niño (2) noche (1) omisión (1) opciones (1) optimismo (1) orden (4) orden de la historia (1) orden natural (3) originalidad (1) ortodoxia (1) ortografía (1) paciencia (3) padres (9) palabra (2) panfleto antipedagógico (1) Papa Francisco (2) pasión educativa (3) patria (2) patriotismo (2) paz (1) pecado (1) pecado social (1) penitencia (1) pensar (1) perseverancia (2) pesimismo (1) placer (1) poder (1) política educativa (4) Power Point (1) profesor (3) prudencia (1) publicidad basura (2) redes sociales (2) relativismo ético (3) repitencia (1) responsabilidad (2) Ryan Hreljac (1) sanción (1) Santaló (1) santo (1) servicio (4) sexo (2) sexualidad (1) siembra (1) silencio (3) sinceridad (1) solidaridad (2) Tagore (1) televisión (2) televisión basura (1) tiempo (1) Tinelli (1) tomatina (1) trabajo (2) trascendencia (2) Una ética para nuestro tiempo (1) valores (8) ventanas rotas (1) verdadero (1) viajes (1) vicio (1) vida (1) vida interior (2) viñetas educativas (4) violencia (1) violencia de género (2) virtud (10) vocación (4) voluntad (5)

20/4/11

Caminos: educar para elegir

La vida permanentemente nos presenta opciones entre las cuales debemos elegir. A veces poseemos cierto dominio de las posibilidades de elección. Otras veces, surge una bifurcación inesperada (como en los caminos desconocidos) y es menester ejercer el don de poder escoger.
La capacidad de seleccionar el camino es un regalo que recibimos en potencia. Elegir, ejercer el libre albedrío, no es algo que se tenga desarrollado al nacer. El temperamento con el que nacemos es sin duda crucial en el estilo de elegir de cada uno. Un temperamento más dominante o más reflexivo lleva ventaja por sobre uno dubitativo o irresoluto. Pero de todos modos, al temperamento hay que transformarlo en carácter, con la educación y el cultivo de las virtudes.


Entre las cosas a ser educadas está la capacidad de optar. Esta capacidad no es la de decidir de cualquier manera, sino la de optar correctamente: lo que llamamos libertad, auténtica libertad. Hace falta imperiosamente insistir ante la sociedad toda que elegir mal no es libertad, que "hacer lo que me dé la gana" no es sinónimo de ser libre. Se asocia la palabra "libertinaje" a una crítica hecha a los libertinos por alguien moralista hipócrita, anacrónico, puritano o fanático religioso. Y por ello quien la usa corre riesgo de ser etiquetado con alguno de los adjetivos que he usado precedentemente.

Es a través de un largo camino de decisiones correctas que vamos siendo cada vez más plenamente humanos.
En muchas decisiones se ponen en juego la responsabilidad y el compromiso, en cuanto que una vez tomado partido, hay que responsabilizarse de las consecuencias. Es también necesario en ocasiones perseverar en el camino tomado renovando siempre la elección inicial realizada.

En la vida hay decisiones de la más variada trascendencia, desde las triviales y cotidianas, hasta las que dividen nuestra vida en un antes y un después. Es fundamental que los educadores nos esforcemos por darles a nuestros alumnos oportunidades para elegir, ejercicios de decisión y posibilidades de autodeterminación, adecuadas a su edad y capacidad. Obviamente, esto no es un "hagan lo que quieran". También es clave que les demos elementos sobre los cuales asentar sus decisiones: una moral clara, sin ambigüedades; una información iluminada por valores, no descarnada; referencias claras y un panorama de la realidad sin engaños, pero con invitación a la esperanza y al desafío del cambio.