Etiquetas

acompañamiento (3) actitud positiva (3) actores educativos (2) adolescencia (1) alegría (2) alma (2) amistad (1) amor (3) amor al prójimo (2) antimodelo (1) antivalores (6) árbol (1) autoridad (2) Belgrano (1) belleza (5) bien (5) bien común (3) buen educador (11) Calatayud (1) capacitación (3) caridad (1) Castellani (3) castigo (2) Chesterton (4) compromiso (4) comunicación (2) conducta ciudadana (7) conflictos (1) constancia (2) creatividad (2) crisis (3) crisis de valores (7) crisis docente (3) crisis educativa (18) crisis familiar (14) delincuencia (1) descartable (2) día del maestro (1) día del profesor (1) diagnóstico (2) diálogo (1) dignidad (1) Diógenes (1) disciplina (1) docencia (7) Eclesiastés (1) educación (13) educación artística (1) educación familiar (1) educación humanista (7) educación matemática (1) educación y tecnología (3) educador (7) educando (2) egoísmo (3) ejemplo (4) elegir (1) escepticismo (1) esclavitud (2) escuela (1) esfuerzo (6) español (1) estética (2) estudio (2) ética (1) evaluación (1) exámenes (1) familia (1) fe (1) felicidad (3) fidelidad (1) filosofía y educación (1) fracaso (2) fracaso escolar (3) futuro (3) género (1) Gilbert (1) Guardini (1) guerra (1) héroe (1) heroísmo (1) hijos (6) hombre moderno (4) honestidad (1) humanismo (4) humildad (1) ideal (3) idioma (4) individualismo (2) infancia (1) inmadurez (2) instituciones (1) internet basura (1) intimidad (1) introspección (1) jóvenes (3) justicia (1) juventud (1) lectura (1) leyes educativas (2) libertad (7) libertinaje (2) libre albedrío (1) libro (1) maduración (1) maestro (4) magisterio (2) Malvinas (1) Manuel Gálvez (1) materialismo (1) matrimonio homosexual (2) Menapace (1) misericordia (1) modelo (2) narcisismo (1) necio (1) niño (2) noche (1) omisión (1) opciones (1) optimismo (1) orden (4) orden de la historia (1) orden natural (3) originalidad (1) ortodoxia (1) ortografía (1) paciencia (3) padres (9) palabra (2) panfleto antipedagógico (1) Papa Francisco (2) pasión educativa (3) patria (2) patriotismo (2) paz (1) pecado (1) pecado social (1) penitencia (1) pensar (1) perseverancia (2) pesimismo (1) placer (1) poder (1) política educativa (4) Power Point (1) profesor (3) prudencia (1) publicidad basura (2) redes sociales (2) relativismo ético (3) repitencia (1) responsabilidad (2) Ryan Hreljac (1) sanción (1) Santaló (1) santo (1) servicio (4) sexo (2) sexualidad (1) siembra (1) silencio (3) sinceridad (1) solidaridad (2) Tagore (1) televisión (2) televisión basura (1) tiempo (1) Tinelli (1) tomatina (1) trabajo (2) trascendencia (2) Una ética para nuestro tiempo (1) valores (8) ventanas rotas (1) verdadero (1) viajes (1) vicio (1) vida (1) vida interior (2) viñetas educativas (4) violencia (1) violencia de género (2) virtud (10) vocación (4) voluntad (5)

17/12/11

¡Basta de veneno! Hay que hacer algo YA

Esto es un pedido a todos mis conciudadanos de Argentina, que más lejos no puedo llegar en cuanto a la acción que propongo, pero tal vez en otros lugares haya posibilidad de hacer algo similar.
Seguramente más de uno de ustedes estará harto de ver televisión basura, publicidad obscena o que propone antivalores, programas televisivos donde se propone y propala un culto a la infidelidad, a la promiscuidad, al goce desordenado de los instintos más bajos que tiene el hombre, al materialismo y al individualismo.Y no me hago el puritano, que también tengo mis luchas, pero aún así busco hacer lo correcto, muchas veces a pesar de mí mismo.
Es la terrible incoherencia de una sociedad que dice respetar al ser humano pero en lo concreto lo rebaja hasta un nivel de objeto de consumo, donde se organizan campañas contra el SIDA pero después se muestra al sexo ocasional como un gran objetivo con el disfrute egoísta como supremo objetivo, donde se hace alarde de caridades pero después se propone un estilo de vida egocéntrico y consumista...

Yo estoy harto de todo este panorama francamente desolador. Propongo que tomemos acciones desde nuestro lugar cotidiano. ¿Cómo? ¡Pues levantando la voz y quejándonos! He aquí algunas ideas:
  • No compremos aquello que es ofrecido a través de publicidad denigrante, materialista u obscena (Gancia, Frizzé, Red Bull... e iré ampliando la lista)
  • No miremos la televisión que reparte veneno (Gran Hermano, los programas de Tinelli) porque así le damos de comer a esos tipos que corrompen los cimientos de la comunidad, ni esos programas parásitos que se alimentan de la mugre que cae de la mesa de los anteriores (ref.: Ventura, Avilés, Rial y similares).
  • No accedamos a noticias y videos basura como los que suelen proponerse en algunos portales de internet, como el de Yahoo que el 16 de diciembre puso esto (obviamente que sin restricción de horarios de protección al menor): "Victoria mostró sus habilidades sexuales. La participante más chica de Gran Hermano 2012 usó la lengua para poner un preservativo en una banana. Mirá..." [para acceder al video].
  • Quejémonos a los organismos oficiales que tienen potestad de imponer al menos multas a estos inescrupulosos. Yo me he quejado en ocasiones al Comité Federal de Radiodifusión, del que aquí dejo el vínculo: QUEJARSE. También hay un teléfono para denuncias: 0810-222-6633.
Tenemos la obligación de movernos, de hacer notar nuestra presencia, de gritar y hablar, de no resignarnos a que nos roben lo bueno, que destruyan los valores, que pudran las almas de nuestros niños, jóvenes y adultos. Tal vez podamos lograr algo, aunque sea inundando de correos a quienes nos representan.
Dos pensamientos para terminar
1) Hay menos malos que buenos, pero aquéllos gritan más fuerte.
2) No se queje si no se queja.
(AMDG)

10/12/11

Sobre la esencia de la virtud (R. Guardini)

Romano Guardini (1885-1968) (foto) fue uno de los pensadores más profundos del siglo XX. Escribió extensamente sobre temas morales y religiosos. Pongo aquí a disposición un capítulo de su libro Una ética para nuestro tiempo, titulado "Sobre la esencia de la virtud", que trata de forma muy esclarecedora de la virtud en general y de la virtud del orden en particular, pues a través de ella ejemplifica sus conceptos.
Guardini nos enseña que ninguna virtud puede ejercitarse aisladamente, sino integrada armoniosamente con otras: "... en cada ocasión, las motivaciones, las fuerzas, el actuar y el ser del hombre quedan reunidos por un valor moral determinante, por -diríamos- una dominante ética [la virtud], formando un conjunto característico". También nos instruye en que la virtud puede enfermar. (DESCARGAR) (Abrir carpeta "Educación"; allí está el documento).