Etiquetas

acompañamiento (3) actitud positiva (3) actores educativos (2) adolescencia (1) alegría (2) alma (2) amistad (1) amor (3) amor al prójimo (2) antimodelo (1) antivalores (6) árbol (1) autoridad (2) Belgrano (1) belleza (5) bien (5) bien común (3) buen educador (11) Calatayud (1) capacitación (3) caridad (1) Castellani (3) castigo (2) Chesterton (4) compromiso (4) comunicación (2) conducta ciudadana (7) conflictos (1) constancia (2) creatividad (2) crisis (3) crisis de valores (7) crisis docente (3) crisis educativa (18) crisis familiar (14) delincuencia (1) descartable (2) día del maestro (1) día del profesor (1) diagnóstico (2) diálogo (1) dignidad (1) Diógenes (1) disciplina (1) docencia (7) Eclesiastés (1) educación (13) educación artística (1) educación familiar (1) educación humanista (7) educación matemática (1) educación y tecnología (3) educador (7) educando (2) egoísmo (3) ejemplo (4) elegir (1) escepticismo (1) esclavitud (2) escuela (1) esfuerzo (6) español (1) estética (2) estudio (2) ética (1) evaluación (1) exámenes (1) familia (1) fe (1) felicidad (3) fidelidad (1) filosofía y educación (1) fracaso (2) fracaso escolar (3) futuro (3) género (1) Gilbert (1) Guardini (1) guerra (1) héroe (1) heroísmo (1) hijos (6) hombre moderno (4) honestidad (1) humanismo (4) humildad (1) ideal (3) idioma (4) individualismo (2) infancia (1) inmadurez (2) instituciones (1) internet basura (1) intimidad (1) introspección (1) jóvenes (3) justicia (1) juventud (1) lectura (1) leyes educativas (2) libertad (7) libertinaje (2) libre albedrío (1) libro (1) maduración (1) maestro (4) magisterio (2) Malvinas (1) Manuel Gálvez (1) materialismo (1) matrimonio homosexual (2) Menapace (1) misericordia (1) modelo (2) narcisismo (1) necio (1) niño (2) noche (1) omisión (1) opciones (1) optimismo (1) orden (4) orden de la historia (1) orden natural (3) originalidad (1) ortodoxia (1) ortografía (1) paciencia (3) padres (9) palabra (2) panfleto antipedagógico (1) Papa Francisco (2) pasión educativa (3) patria (2) patriotismo (2) paz (1) pecado (1) pecado social (1) penitencia (1) pensar (1) perseverancia (2) pesimismo (1) placer (1) poder (1) política educativa (4) Power Point (1) profesor (3) prudencia (1) publicidad basura (2) redes sociales (2) relativismo ético (3) repitencia (1) responsabilidad (2) Ryan Hreljac (1) sanción (1) Santaló (1) santo (1) servicio (4) sexo (2) sexualidad (1) siembra (1) silencio (3) sinceridad (1) solidaridad (2) Tagore (1) televisión (2) televisión basura (1) tiempo (1) Tinelli (1) tomatina (1) trabajo (2) trascendencia (2) Una ética para nuestro tiempo (1) valores (8) ventanas rotas (1) verdadero (1) viajes (1) vicio (1) vida (1) vida interior (2) viñetas educativas (4) violencia (1) violencia de género (2) virtud (10) vocación (4) voluntad (5)

10/12/13

Roca y meta, tormenta y esfuerzo


Una reciente egresada de nivel terciario, nos transmitió a los presentes en su noche de colación un hermoso mensaje en forma de metáfora. Habló sobre metas, esfuerzos, conocimiento de sí y profesión (que forma parte de la vocación a ser, a que estamos llamados todos). Lo que sigue constituye lo fundamental del mensaje de Cecilia, a quien agradezco mucho el haberme facilitado las palabras de su reflexión.
“Contaba el poeta que en uno de sus viajes por Jujuy, vio que sobre una montaña, a cuyo pie pasaba el camino, había una roca que los viajantes observaban con curiosidad por la hermosa forma que presentaba. Esa roca estaba allá, en lo alto. Se destacaba, pero solo formaba parte del paisaje. Una noche se desató una fuerte tormenta, con truenos y rayos. Un rayo cayó sobre la enorme piedra y con su energía la hizo rodar por la ladera de la montaña hasta quedar a la vera del camino. Cuenta don Ata que era una roca inmensa, del tamaño de un edificio de dos plantas, y desde el lugar en que quedó daba una hermosa sombra, cobijando a los viajeros, refrescando a los pastores que cuidaban de sus cabras, donde las mujeres calentaban la comida para sus maridos. A partir del momento en que la piedra estuvo cerca del hombre, comenzó a ser útil. Antes, sólo era paisaje.”

25/11/13

Amor, sexualidad, libertad


Hola a todos. Pongo a su consideración un texto sustancioso, referido a aspectos predominantes en nuestra cultura actual, como la banalización de la sexualidad, la crisis del sentido estético, el narcisismo imperante, el empobrecimiento psíquico resultante de estos factores, etc. También, positivamente, se propone asumir valores humanos como la sexualidad vivida con amor, la capacidad de renuncia, la apreciación y goce de la verdad y la belleza, la libertad...

Se tratan estos temas desde la óptica de la psicología, con mucha seriedad académica y con un resultado final realmente esclarecedor para quienes debemos vivir en una sociedad altamente erotizada y consumista.

Transcribo unos fragmentos:
  • "Hay una cultura imperante que banaliza en gran parte la sexualidad humana, uniéndola únicamente al cuerpo y al placer egoísta, interpretándola y tratando de vivirla de un modo reductivo y pobre, como un producto más de consumo, como algo que no tiene leyes ni finalidades, ni otra razón de ser que no sea el ejercicio gratificante y lo que a éste va unido."
  • "... un estilo de vida encaminado a la búsqueda del placer (en general) conduce lentamente a la inercia de la muerte psíquica, o a la indiferencia general. La progresiva dependencia de la necesidad crea cada vez más dependencia (y como consecuencia una pretensión en el aumento de la dosis), por la cual, por una parte, el individuo se hace progresivamente más dependiente de una gratificación que quiere obtener inmediatamente; por otra, se hace cada vez menos capaz de gozar del mismo placer gratificante (la dosis debe aumentar). La contradicción llega a la larga a la fijación en este único placer con la exclusión de otros deseos, como a una parálisis o a una lenta eutanasia de la capacidad de desear."
  • "Muere, de tal modo, el deseo de vivir, de resistir, de exigirse más, de interpretar creativamente la vida, de gozar cuanto ésta nos da; muere aquella beneficiosa inquietud que hace desear las cosas grandes, y al mismo tiempo viene a menos el deseo de libertad y la misma libertad, porque se está cada vez más condicionado por ese mecanismo engañoso y traidor."
  • " «Vivimos en una sociedad que tiene casi como programa el satisfacer todos los deseos (aunque sería más exacto decir «todos los placeres», como ahora veremos), en una especie de carrera frenética hacia la saturación. Así es como se crean lentamente almas (y cuerpos) «llenos» y al mismo tiempo «muertos»."
  • "...la valentía de imponerse renuncias y la riqueza de aspiraciones están en una relación de reciprocidad causal e indican al mismo tiempo el grado de libertad de un individuo. Dice Rahner: «no se da libertad auténticamente humana sin decisiones. Pero estas suponen la renuncia a algunas posibilidades en favor de aquello que se ha elegido. Solamente mediante la elección la libertad se convierte en posibilidad efectiva de la vida y permite una relación positiva para con las posibilidades sacrificadas, al contrario de lo que le sucede al que quiere tener todo y por esto no se decide jamás y no consigue realmente nada."
  • "Allí donde no se desarrolla la valentía de imponerse una renuncia con vistas a una elección, no se desarrollará tampoco ninguna capacidad de desear auténticamente humana, y allí —en consecuencia— tampoco habrá libertad. O todo, deseos y capacidad de desear libertad, será a lo sumo débil y deforme, cualitativamente pobre y banal."
  • "Es el peligro, sutil y caprichoso, que corren hoy muchos jóvenes (y no sólo ellos): el peligro de perder la libertad, en particular la de gustar determinadas realidades y de abrirse a posteriores y grandes perspectivas de vida. El peligro de no ser libres de gustar, sobre todo, la pasión por un valor, de abandonarse a él y de encontrarse en él, dejándose vencer por su ideal."
(Autor: Amedeo Cencini - Extracto del libro "Por amor, con amor, en el amor", Sociedad de Educación Atenas, Madrid, 1996). (Descarga AQUÍ)

7/8/13

Reflexiones para docentes (Power Point)

Hola a todos. Les dejo aquí una presentación con diapositivas (software Power Point) sobre docencia que elaboré con mucha esperanza. Puse en ella mucho de lo que me enseñaron mis queridos maestros, y otro poco de lo que fui recogiendo a través de experiencias, lecturas, trato con alumnos, profesores, padres, etc. Tiene dos partes:
a) docencia bien entendida: porque hay que tener primeramente las ideas claras.
b) docencia bien ejercida: con aspectos concretos para llevar la teoría a la realidad.


Deseo fervientemente que la reflexión propuesta ayude a vivir la maravillosa vocación docente con espíritu elevado. Clic AQUÍ para descargar.

Educar para el trabajo dignificante

El trabajo dignifica al hombre. Muchos lo han dicho y lo siguen diciendo. Otros muchos lo ignoran o lo niegan en la práctica. No tener trabajo o ser esclavo del trabajo, son dos caras de una misma realidad: el trabajo que atenta contra la persona.
Los educadores debemos ocuparnos también de educar para el trabajo. Trabajo como medio, no como fin. Aunque enseñemos química o geografía, debemos también enseñar a trabajar honradamente, en las tareas, en el aula, en la puntualidad y en el cumplimiento del propio deber. Por esto mismo, ante un alumno que no trabaja en clase, hemos de reprenderlo, por dar mal ejemplo, por no ocuparse de su responsabilidad, y esto independientemente de su rendimiento académico.
A continuación transcribo (algo libremente) un texto que nos deja una enseñanza sobre el trabajo.

"Recuerdo el caso de una familia porteña de ascendencia vasca. Corrían los años setenta y el hijo estaba muy metido en la protesta social. El padre era un ganadero de aquéllos. Entre ambos había problemas ideológicos serios. Como los dos respetaban mucho a un sacerdote anciano, lo invitaron a comer para que los ayudara a resolver el conflicto. El sacerdote fue, los escuchó pacientemente y al final, como viejo sabio que era, les dijo:
-El problema es que ustedes se olvidaron del calambre.
Padre e hijo, desconcertados, le preguntaron:
-¿Qué calambre?
Y el sacerdote les respondió, mientras los iba señalando:
-¡Del calambre de tu padre y del calambre de tu abuelo, producto de levantarse todos los días a las cuatro de la mañana para ordeñar las vacas!
Ciertamente, el sacrificio nos hace ver las cosas de otra manera.
Por lo pronto, nos aleja de las teorizaciones estériles... (...)
... el desocupado en sus horas de soledad, se siente miserable, porque "no se gana la vida". Por eso es muy importante que los gobiernos... fomenten una cultura del trabajo, no de la dádiva. Es verdad que en momentos de crisis hay que recurrir a la dádiva para salir de la emergencia... Pero después hay que ir fomentando fuentes de trabajo porque... el trabajo otorga dignidad".

(Fuente: Rubin-Ambrogetti: El jesuita. Javier Vergara Editor, 2010. Este libro recopila reflexiones del actual Papa Francisco en forma de entrevistas).

26/3/13

Hacer el bien y una mentalidad de "sí"

Ser buenos no significa no hacer el mal, es también hacer el bien.
Muchas veces enfocamos las cosas desde el punto de vista del "no", en cuanto que procuramos no hacer una cosa indebida. Y solemos sentirnos buenos porque no hemos hecho nada malo.
Sin embargo, pensemos que no sólo es malo el que hace el mal; sino también el que no hace el bien. Aquí entra en juego la omisión, es decir, dejar de hacer un bien que podemos realizar. En nuestra vida interior incurrimos con frecuencia en algo parecido: procuramos no tener un vicio, pero olvidamos esforzarnos por tener una virtud. Adquirimos una mentalidad de "vacío" (el vacío de vicio), en vez de pensar en lo "lleno", en colmar ese "espacio interior" con valores y virtudes.
Ojalá cada día, al empezarlo, nos hagamos el firme propósito de vivir con actitud de "sí", en cuanto que llenemos los momentos haciendo el bien, no sólo evitando el mal, e intentemos enriquecer nuestro interior con virtud, no sólo vaciarlo de vicio.

31/1/13

El educador, un alfarero


¡Hola a todos y feliz 2013! Desde hace unos días nos acompaña la imagen del alfarero en la portada del blog. Dentro de las imágenes metafóricas referidas a la misión del educador, ésta es una de las más significativas. También la metáfora del educando como una vasija, tiene gran significado. Justamente, el alma de cada uno de los alumnos-vasija bajo nuestra tutela es de una arcilla blanda, y nuestras acciones y omisiones van plasmando formas en ella. ¡Qué importante se torna, entonces, nuestra labor! ¡Qué trascendental es, por lo tanto, asumirla con total responsabilidad, amor y dedicación! Cuando esa arcilla se vaya endureciendo con el tiempo, ¿irán solidificándose formas bellas? ¿Habremos sido buenos alfareros ayudando a moldear hermosas personas-vasijas, útiles, armoniosas y hermosas?