Etiquetas

acompañamiento (3) actitud positiva (3) actores educativos (2) adolescencia (1) alegría (2) alma (2) amistad (1) amor (3) amor al prójimo (2) antimodelo (1) antivalores (6) árbol (1) autoridad (2) Belgrano (1) belleza (5) bien (5) bien común (3) buen educador (11) Calatayud (1) capacitación (3) caridad (1) Castellani (3) castigo (2) Chesterton (4) compromiso (4) comunicación (2) conducta ciudadana (7) conflictos (1) constancia (2) creatividad (2) crisis (3) crisis de valores (7) crisis docente (3) crisis educativa (18) crisis familiar (14) delincuencia (1) descartable (2) día del maestro (1) día del profesor (1) diagnóstico (2) diálogo (1) dignidad (1) Diógenes (1) disciplina (1) docencia (7) Eclesiastés (1) educación (13) educación artística (1) educación familiar (1) educación humanista (7) educación matemática (1) educación y tecnología (3) educador (7) educando (2) egoísmo (3) ejemplo (4) elegir (1) escepticismo (1) esclavitud (2) escuela (1) esfuerzo (6) español (1) estética (2) estudio (2) ética (1) evaluación (1) exámenes (1) familia (1) fe (1) felicidad (3) fidelidad (1) filosofía y educación (1) fracaso (2) fracaso escolar (3) futuro (3) género (1) Gilbert (1) Guardini (1) guerra (1) héroe (1) heroísmo (1) hijos (6) hombre moderno (4) honestidad (1) humanismo (4) humildad (1) ideal (3) idioma (4) individualismo (2) infancia (1) inmadurez (2) instituciones (1) internet basura (1) intimidad (1) introspección (1) jóvenes (3) justicia (1) juventud (1) lectura (1) leyes educativas (2) libertad (7) libertinaje (2) libre albedrío (1) libro (1) maduración (1) maestro (4) magisterio (2) Malvinas (1) Manuel Gálvez (1) materialismo (1) matrimonio homosexual (2) Menapace (1) misericordia (1) modelo (2) narcisismo (1) necio (1) niño (2) noche (1) omisión (1) opciones (1) optimismo (1) orden (4) orden de la historia (1) orden natural (3) originalidad (1) ortodoxia (1) ortografía (1) paciencia (3) padres (9) palabra (2) panfleto antipedagógico (1) Papa Francisco (2) pasión educativa (3) patria (2) patriotismo (2) paz (1) pecado (1) pecado social (1) penitencia (1) pensar (1) perseverancia (2) pesimismo (1) placer (1) poder (1) política educativa (4) Power Point (1) profesor (3) prudencia (1) publicidad basura (2) redes sociales (2) relativismo ético (3) repitencia (1) responsabilidad (2) Ryan Hreljac (1) sanción (1) Santaló (1) santo (1) servicio (4) sexo (2) sexualidad (1) siembra (1) silencio (3) sinceridad (1) solidaridad (2) Tagore (1) televisión (2) televisión basura (1) tiempo (1) Tinelli (1) tomatina (1) trabajo (2) trascendencia (2) Una ética para nuestro tiempo (1) valores (8) ventanas rotas (1) verdadero (1) viajes (1) vicio (1) vida (1) vida interior (2) viñetas educativas (4) violencia (1) violencia de género (2) virtud (10) vocación (4) voluntad (5)

25/2/14

El socavamiento de la voluntad


En la viñeta de humor trágico que encabeza este artículo, que agradezco a Andrés Faro, sólo no concuerdo con el comentario al pie, que se refiere a España, aunque no soy quién para opinar sobre ese país hermano. En Argentina hay cultura y cultura del esfuerzo, como creo que en todos lados las hay, pero el problema está en que no se las asume por parte de "el pueblo" como totalidad. Algunos pocos, en comparación con el resto inmensamente numeroso, sostienen la cultura y el valor del esfuerzo.

Nuestro sistema educativo (hablo del argentino) desde hace varios años a esta parte se ha encargado con bastante eficacia de deseducar la inteligencia de los estudiantes, aunque algunos digan lo contrario. Lamentablemente los que más deberían ver esto son los más miopes.

Se trata de una situación por demás alarmante que, quienes estamos en las aulas (no detrás de un escritorio) venimos viendo a diario desde hace ya dos décadas. Dos décadas de pura destrucción.

Los siguientes ítem exponen algunos ingredientes del cóctel mortal que se le ha dado a beber a la educación argentina y que ha minado la inteligencia de nuestros jóvenes:

  1. Un constante ataque a "lo tradicional". Con el ejercicio de un esnobismo desmedido, lo "de antes" pasó a ser indeseable. La evaluación tradicional es ahora un dinosaurio a extinguir. La repitencia del primer grado es inadmisible. Las tablas de multiplicar... ¡vade retro! (yo soy profesor de matemática y les aseguro que debo enseñar en nivel medio lo que antes se estudiaba en quinto grado de primaria, pero lo que más me alarma es lo "entumecida" que tienen la mente los muchachos, salvo las excepciones de siempre, que no comprenden el significado de contenidos elementales y textos básicos). Además poca lectura, pésima grafía y ortografía y un vocabulario francamente paupérrimo.